Home

Escandalos

Escándalos de espías más sonados en el mundo entre 2010 y 2012

Moscú, 16 de mayo, RIA Novosti.
 El 3 de octubre de 2012, la fiscalía del condado de Brooklyn (Nueva York), presentó cargos oficiales contra 11 sospechosos de exportar ilegalmente tecnologías de doble uso a Rusia.

A los figurantes del caso se les acusaba de exportación de dispositivos de microelectrónica sujetos al estricto control gubernamental en EEUU porque pueden usarse en un vasto repertorio de equipos militares. Estos dispositivos presuntamente se entregaban a los servicios de inteligencia y de defensa de Rusia.

El sospechoso principal era Alexander Fishenko, el ciudadano estadounidense de origen ruso, que encabezaba la empresa estadounidense Arc Electronics y la compañía Apex System, registrada en Moscú. Se consideró que Alexander Posobílov y Victoria Klebánova que ocupaban los cargos clave en la empresa, también figuran entre los organizadores. Según los medios de información, el Buró Federal de Investigación de EEUU, FBI, detuvo a 11 de los 8 sospechosos. Tres de estos quedaron en libertad.

Además de esta historia, durante los últimos años, muchos escándalos de espías tuvieron lugar en el mundo.

2012

El 1 de junio, salió a la luz pública que los servicios secretos de China detuvieron a un viceministro adjunto de Seguridad por sospechas de espiar para EEUU. El funcionario fue reclutado por la CIA y pasaba información secreta a los servicios de inteligencia de EEUU durante varios años.

El 28 de mayo, los efectivos del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica detuvieron a un espía de uno de los países árabes que se acercó al helicóptero del presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, cuando éste acudió en visita en la ciudad de Sabzevar en el este de Irán. El detenido confesó durante los interrogatorios que mantenía vínculos con ciudadanos de una nación árabe y les pasaba información sensible. Se descubrió un escondite con armas, municiones y equipos de telecomunicaciones usados por el espía para traspasar tal información.

El 22 de febrero, un agente de policía de seguridad de Estonia, KaPo, encargada de proteger los intereses de Estado, Aleksei Dressen fue detenido junto con su esposa en el aeropuerto de Tallin por sospechas de espiar para Rusia. En el equipaje de su esposa en el avión con destino a Moscú fue hallado un dispositivo de almacenamiento de datos con la información secreta. Se sospechaba que la esposa de Dressen trabajaba como correo y que Dressen traspasaba la información secreta al Servicio ruso de seguridad, FSB.

Desde 1993, Dressen ocupaba varios cargos en KaPo, incluido el de jefe de un departamento.

2011

El 18 de octubre, los ciudadanos de Austria, Andreas Anschlag y su esposa Heidrun, fueron detenidos en la ciudad alemana de Marburgo bajo sospecha de espionaje industrial para Rusia. El 19 de octubre, un tribunal de Karlsruhe autorizó el arresto de los esposos que rechazaban las acusaciones de espionaje. Se sospechaba que la familia Anschlag trabajaba para el Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia desde los tiempos soviéticos.

Los expertos creen que los esposos trabajaban en toda la Europa y tan sólo residían en Alemania.

El 24 de marzo de 2012, la policía detuvo al exdiplomático holandés que desempeñaba el cargo de vicecanciller de Holanda en Hong Kong, Raymond Poeteray. Durante siete años, el exfuncionario de la cancillería holandesa estuvo suministrando a la pareja de supuestos espías rusos en Alemania, Andreas and Heidrum Anschlag, documentos confidenciales.

El 5 de octubre de 2011, la Oficina de prensa del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) comunicó sobre la detención de un espía chino que procuraba obtener la información sobre el sistema de misiles antiaéreos S-300.

Jueces instructores establecieron que el ciudadano chino detenido, Tong Shengyong, se hacía pasar por traductor de delegaciones oficiales pero en realidad actuaba por encargo del Ministerio chino de Seguridad Pública y procuraba obtener, mediante soborno, las especificaciones técnicas del sistema de misiles antiaéreos S-300.

En la noche del 6 al 7 de julio, cuatro fotógrafos georgianos fueron detenidos por espiar para Rusia. El fotógrafo personal del presidente georgiano, Irakli Guedenidze, su esposa Natia Guedenidze, así como el reportero gráfico de la agencia europea EPA, Zurab Kurzikidze, y el fotógrafo Gueorgui Abdaladze, que colaboraba con el Ministerio georgiano de Exteriores, la agencia estadounidense Associated Press y la edición Alia Holding, fueron condenados a pena condicional por la colaboración con los militares rusos.

El 21 de mayo, la agencia France Press comunicó citando a la televisión nacional de Irán que las autoridades de este país anunciaron el desmantelamiento de una red de espías yla detención de 30 presuntos agentes de EEUU.

Según la declaración del Ministerio iraní de Inteligencia y Seguridad Nacional, durante una operación especial llevada a cabo tanto en el territorio del país, como fuera de éste, se logró desmantelar una amplia red de espías vinculados con la CIA. Los espías reclutaban a los agentes a través de las misiones diplomáticas de EEUU en los Emiratos Árabes Unidos, Malasia y Turquía, entre otros países.

El 13 de mayo, Kiev declaró a dos diplomáticos checos personas no gratas. Según los datos de Ucrania, los diplomáticos espiaban a favor de Rusia, en particular, procuraban obtener la información sobre el desarrollo de sistemas de misiles. Posteriormente, la República Checa expulsó a dos diplomáticos ucranianos en respuesta a la deportación de dos diplomáticos checos por la parte ucraniana.

Praga no reconoció el hecho de espionaje y anunció que los diplomáticos fueron expulsados de Ucrania por motivos políticos como respuesta a la concesión de asilo político al exministro ucraniano de Economía, Bogdán Danilishin. Pero el Ministerio de Exteriores de Ucrania comunicó que disponía de información probada sobre la actividad de los diplomáticos checos.

El 12 de mayo, en Moscú fue detenido el agregado militar israelí, el coronel Vadim Leiderman, sospechoso de espionaje. Según los datos del FSB, Leiderman procuraba obtener la información sobre la cooperación militar de Rusia con los países árabes y de la Comunidad de Estados Independientes (CEI). Leiderman fue detenido por los agentes de FSB en el momento de recibir información secreta de un ciudadano ruso.
Leiderman fue declarado persona non grata y se fue de Rusia el 14 de mayo.

El 3 de mayo, la Oficina de prensa del Servicio Federal de Seguridad de Rusia comunicó que el caso penal del excoronel del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia, Alexander Potéev, fue entregado a las autoridades judiciales. Según una fuente de los servicios secretos, Potéev que se fugó a EEUU, era sospechoso de delatar ante el Gobierno de Estados Unidos a un grupo de agentes rusos que en verano de 2010 fueron expulsados de EEUU y canjeados por cuatro ciudadanos rusos que cumplían condena por espionaje a favor de Occidente..

El 27 de junio, el Tribunal Militar de Moscú condenó a 25 años de prisión a Alexander Potéev a quien declaró culpable de traición y deserción. La sentencia también retiró a Potéev el grado militar de coronel y las condecoraciones. El juicio se celebró en ausencia del acusado

El 26 de abril, la cadena de televisión qatarí Al Jazeera citando una fuente de Bahrein, comunicó que el Ministerio de Exteriores de Bahrein exigió al segundo secretario de la embajada de Irán en Manama, capital del reino, abandonar el país dentro de 72 horas, debido a su implicación en una red de espías de Irán.

La decisión del Ministerio de Exteriores de Bahrein fue un paso más en el escándalo de espías que estalló entre los Estados árabes del Golfo Pérsico e Irán.

2010

El 2 de diciembre, la ciudadana rusa Ekaterina (Katia) Zatuliveter, exasistente del diputado británico Mike Hancock, fue detenida en Gran Bretaña por sospecha de espionaje a favor de Rusia, sin presentarle acusaciones oficiales.

Zatuliveter supuestamente solicitaba del nombre de Hancock información sobre programas nucleares británicos, sobre submarinos y otros temas de seguridad.

A Katia Zatuliveter la metieron en un centro de deportación de Gran Bretaña, sin presentar contra ella acusaciones oficiales. Fue expedida una orden de su deportación “en intereses de la seguridad nacional”, pero Katia la recurrió.

El 29 de noviembre de 2011, la Comisión Especial de Inmigración y Apelaciones (SIAC) canceló la decisión del Ministerio Interior de Gran Bretaña, determinando que no existían pruebas de que Zatuliveter perteneciese parte de los servicios de inteligencia de Rusia, ni había motivos para su deportación.

En agosto, el agente del Servicio de Inteligencia Exterior de Rumania, Gabriel Grecu, que trabajaba como primer secretario del departamento político en la embajada rumana en Moscú fue detenido en la capital rusa en el momento de recibir documentos secretos de un ciudadano ruso. “Los accesorios que llevaba el detenido prueban que estaba realizando actividades hostiles contra Rusia”, indica el comunicado la Oficina de prensa de FSB de Rusia.

Las autoridades de Rumania declararon persona no grata al primer secretario de la embajada de Rusia en Bucarest, Anatoli Akópov, en respuesta a la medida similar que Moscú aplicó en relación con el diplomático rumano. El Ministerio de Exteriores de Rumania dio a Akópov un plazo de 48 horas para abandonar el país.

El 28 de junio, el Ministerio de Justicia de EEUU comunicó sobre el arresto de diez personas sospechosas de actuar como agentes del Gobierno ruso en territorio estadounidense de manera ilegal. Según el sumario, los supuestos espías rusos tenían como objetivo recoger información sobre EEUU y pasarla a Rusia. Según los jueces instructores, una parte de los detenidos mantenían contactos durante varios años con los representantes de “la misión de Rusia ante las Naciones Unidas en Manhattan”.

Entre los diez arrestados figuraron Anna Chapman, Richard y Cynthia Murphy, Juan Lázaro, Michael Zottoli, Patricia Mills, Mijaíl Semenko, Vicky Peláez, Donald Howard Heathfield y Tracey Lee Ann Foley.

En julio, Moscú y Washington acordaron canjear a los 10 presuntos espías detenidos por cuatro personas recluidas en cárceles rusas por espionaje a favor de EEUU: Ígor Sutiaguin, colaborador del Instituto ruso de EEUU y Canadá; Guennadi Vasilenko, ex vicejefe del servicio de seguridad de la cadena NTV Plus, y Alexander Zaporozhski y Serguéi Skripal, exagentes del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia.

En abril, los servicios de seguridad de la India detuvieron a una diplomática india por presuntas actividades de espionaje para Pakistán. Según los medios de información, la segunda secretaria de la embajada de India en Islamabad, Madhuri Gupta, supuestamente colaboraba con el Servicio de Inteligencia de Pakistán (ISI). Gupta estuvo bajo vigilancia durante un período y fue detenida cuando se confirmaron las sospechas de que  transmitía información importante a los servicios secretos paquistaníes.

En abril, los servicios secretos surcoreanos detuvieron a dos personas acusadas de ser espías norcoreanos que supuestamente llegaron a Corea del Sur para asesinar a Hwang Jang-yop, ex alto cargo del Partido de los Trabajadores de Corea, que se fugó de Corea del Norte. Se comunicó que se trataba de agentes del Departamento de Inteligencia del Ministerio de las Fuerzas Armadas de Corea del Norte que en diciembre de 2009 habían ido a Tailandia, a través de China, para pedir el estatus de refugiados y llegar a Corea del Sur.

En febrero, el jefe del Servicio de seguridad de Ucrania, Valentín Naliváichenko, anunció el desmantelamiento de una red de espías rusos que actuaban en el territorio del país. Según él, cinco miembros de esta red fueron expulsados de Ucrania, mientras que el presunto organizador estaba bajo custodia.

Este material está preparado en base a la información de RIA Novosti y otras fuentes de información

Anuncios