Home

Ikea, acusada de fomentar el espionaje de sus trabajadores

El ex responsable de seguridad de la compañía en Francia sostiene que se trataba de un proceso reclamado por la dirección
29.10.12 – 20:22 –

EUROPA PRESS | PARÍS

El ex responsable de seguridad de Ikea en Francia, Jean-François Paris, acusado de estar en el centro de un amplio sistema de espionaje al personal de la compañía, ha asegurado que la dirección de la empresa no solo conocía estas prácticas, sino que las “fomentó en gran medida”.

En declaraciones al diario francés ‘Le Monde’, Paris, que fue despedido por no respetar “los valores y la ética” de la empresa tras casi catorce años como responsable de la seguridad, reconoce que ha cometido errores, pero se niega a servir de blanco de todas las acusaciones.
En su primera entrevista tras ser acusado de espionaje, Paris explica que su trabajo consistía tanto en supervisar a los responsables de las tiendas en Francia como en gestionar los problemas de seguridad, entre los que se incluyen posibles delitos cometidos por empleados o con su complicidad. En algunos aspectos, Paris tuvo que recurrir a expertos de empresas externas.
Así, explica que en un primer momento, Paris reclamó informaciones puntuales sobre un trabajador señalado por un establecimiento concreto. Sin embargo, a mediados de la década anterior, recursos humanos se quejaba de tener que enfrentarse a representantes de los trabajadores agresivos, por lo que, Jean-Louis Baillot, responsable entonces de Ikea Francia, le comunicó su intención de hacer un filtro sobre las personas que no deben ser contratadas.
De esta manera, establecimientos a punto de abrir sus puertas, como el de Brest o el de Rouen, trasladaron a Paris la lista de personas que tenían la intención de contratar, que fueron entregadas a la empresa Eirparce para que haciera las comprobaciones deseadas.
Sentimiento de abandono
Paris reconoce que estos métodos podían no respetar totalmente la legalidad, pero ha afirmado que se trataba de un proceso de la empresa reclamado por la dirección financiera bajo conocimiento de la dirección general. Además, añade que las filiales de Ikea en otros países tienen comportamientos similares.
“No medí las consecuencias penales de mis actos”, admite Jean-François Paris, quien asegura que de haberlo sabido, no habría corrido el riesgo de exponerse y exponer a su familia. Paris ha afirmado tener un “sentimiento de abandono” y encuentra “bastante cobarde” que su antiguo empleador no reconociera su responsabilidad y echara todas las culpas a algunas personas concretas.
NOTA: en foros de denuncia ciudadana, franceses, han proliferado las denuncias contra las prácticas de CI y seguridad de la empresa, por lo visto claramente abusivas. Un ejemplo:
Sin embargo, unidas estas denuncias al reciente escándalo de los catálogos de Ikea para Arabia Saudí, podrían indicar que la empresa se haya en el punto de mira de una campaña de inteligencia agresiva por parte de intereses rivales.
Anuncios