Home

Hackeando corazones, vía Kriptopolis

El investigador Barnaby Jack ha logrado acceder mediante ingeniería inversa al sistema de comunicaciones usado por un fabricante no especificado de marcapasos y desfibriladores implantables, descubriendo entre otras cosas un modo secreto de funcionamiento que permite activar todos los aparatos próximos, las credenciales de acceso al servidor de desarrollo del fabricante o incluso actualizar los aparatos con un firmware malicioso que permitiría proporcionar señales al corazón de hasta 830 voltios. Esto, aparentemente unido a la capacidad de estos aparatos para comunicarse entre sí, permitiría incluso desarrollar un firmware-virus que pasase de portador a portador simplemente por el hecho de estar cerca.

El nombre del fabricante no ha sido divulgado por comprensibles razones de seguridad.

Reportaje original, en inglés:

Hacked terminals capable of causing pacemaker deaths

Y lee, además:

Investigadores crean un “amuleto” que bloquea el acceso no autorizado a implantes médicos

Anuncios