Home

El reportaje: “États-Unis: à la conquête de l´Est” (2005) del documentalista francés Manon Loizeau para  CANAL+ / Lundi Investigation. La obra, en francés en el original, fue emitido por la televisión venezolana con subtítulos y se puede encontrar en You Tube troceada en varios capítulos. Aquí se presenta  una versión completa, en un sólo vídeo de 53:30 minutos de duración, pero con algunas problemas con los subtítulos. Quien tenga problemas con eso, puede visionar la versión venezolana.

En cualquier caso, el documental de Loizeau es una de las fuentes más contundentes para identificar la presencia de la inteligencia estadounidense en el dominó de “revoluciones” que se extendieron por algunas de las repúblicas ex soviéticas entre 2003 y 2005, siendo un claro antecedente la revuelta que llevó a la caída de Slobodan Milosevic en Belgrado, en octubre de 2000, siendo el movimiento serbio de protesta OTPOR el gran modelo que inspiraría el resto de las revueltas en Ucrania, Georgia y Kirguistán. Parte del operativo de inducción que se identificó en las “revoluciones de colores” se volverá a encontrar en la “primavera árabe” de 2011.

En los medios de cultura popular se han decantado dos conclusiones sobre las revoluciones de colores: que fueron manifestaciones populares espontáneas, o que no pasaron de ser “cosa de la CIA”. En realidad, las revoluciones de colores fueron la expresión de una nueva estrategia de la inteligencia aplicada a la inducción de revueltas de protesta ciudadana, pero en abierto, esto es, recurriendo a instituciones bien conocidas que, lejos de actuar disimuladamente, insistieron en reivindicar su protagonismo, y el apoyo directo de figuras muy concretas de la política USA.

Anuncios